Cómo instalar una mirilla digital

Tradicionalmente, cuando uno quería ver al otro lado de la puerta, lo hacía a través de una mirilla. ¿Pero conoces las nuevas mirillas digitales? Cada vez más viviendas las están instalando, y por eso conviene que sepas todo acerca de ellas.

¿Qué es una mirilla digital?

Básicamente, la mirilla digital es un pequeño aparato que nos permite ver, mediante una pantalla, qué es lo que ocurre, o quien se encuentra, al otro lado de la puerta. Su función es exactamente la misma que la de las mirillas tradicionales. Pero a diferencia de aquellas, en este caso nadie puede saber si estamos mirando o no hacia afuera. Incluso, existen algunas mirillas digitales que permiten grabar varias horas de imagen, con lo que podrás saber todo lo que ha sucedido recientemente. Esta característica, como otras adicionales, impactarán evidentemente en el precio de las mirillas.

¿Cómo funciona una mirilla digital?

La instalación de las mirillas digitales es realmente sencilla. Estos dispositivos incorporan una cámara y una pequeña pantalla LCD para que veas todo cuanto ocurre del otro lado de la puerta. Así, podrás evitar visitas indeseadas, y además, sentirte mucho más seguro. De hecho, algunos sistemas permiten abrir la puerta a distancia.

Pasos para instalar una mirilla digital

La mayoría de las mirillas digitales cuentan con un libro de instrucciones que explica cómo es todo el procedimiento para su instalación. De todos modos, los pasos habituales incluyen quitar la mirilla tradicional, y colocar en su sitio la nueva. Por otro lado, el monitor lleva pilas o incorpora una batería, así que tienes que revisar también ello. Existen modelos variados, con características distintas, que debemos considerar, puesto que no todos permiten trasladar la pantalla demasiado lejos del punto original de la mirilla. Cuando hayas completado la instalación, tienes que encender el sistema, y corroborar que estás viendo las imágenes en tiempo real y de forma nítida.

¿Es cara una mirilla digital?

Las mirillas digitales no suelen ser demasiado costosas. Los modelos sencillos de hecho son muy económicos. Eso sí, las que graban varias horas de video tienen un coste un poco más elevado. Y luego, el mantenimiento es ínfimo teniendo en cuenta que sólo tendrás que encargarte de las pilas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *